miércoles, 18 de agosto de 2010

José Ingenieros




A los hombres fuertes les pasa lo mismo que a los barriletes; se elevan cuando es mayor el viento que se opone a su ascenso.

Los pueblos y los hombres en decadencia viven acordandose de donde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes, solo necesitan saber adonde van.

No hay comentarios:

Publicar un comentario