sábado, 23 de octubre de 2010

Martin Luther King


Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien.

                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario