miércoles, 15 de diciembre de 2010

Albert Camus


Entonces aceptamos nuestra condición de prisioneros, quedabamos reducidos a nuestro pasado, y si algunos tenian la tentación de vivir en el futuro, tenian que renunciar muy pronto, al menos en la medida de lo posible, sufriendo finalmente las heridas que la imaginación inflige a los que se confian a ella.

                                                                                              Fragmento de " La Peste "

No hay comentarios:

Publicar un comentario