jueves, 17 de diciembre de 2009

Violín y otras cuestiones


Ha caido el crepúsculo sobre la esquina
donde suelo esperarme con un violín.
(Una muchacha, sola de sonatina,
es en el aire una música gris)

Pasan los infaltables pájaros tristes
que el crepúsculo inventa para que a mi...
(Y esa muchacha siempre sola en su música...
Y yo siempre esperandome con un violín)

Pasan los niños, traen sobre la punta
de su alegría risas de ta te ti.
(Pienso que esa muchacha, sola en su música...
Pienso que en el crepúsculo, juan, mi violín...)

Pasan los hombres, luchan por su estatura,
por un pan milagroso de porvenir.
(¡Pero, muchacha sola, deja tu música!
¡Pero, juan que me esperas, deja el violín!)

La vida es roja como la buena sangre.
Dura y alegre, nunca viste de gris.
Ven, muchacha, he llegado. Caminaremos.
(Deja atras esa música triste.
Con mi juan, el del triste violín.)


                                                               Juan Gelman

No hay comentarios:

Publicar un comentario