martes, 23 de febrero de 2010

Violín y otras cuestiones

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. Tambien a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

(Aquí yace un pájaro.
                             Una flor.
                                         Un violín.)


                                                                                  Juan Gelman


El crepúsculo atraca al triste y solo
violín de mi corazón.

El crepúsculo instala muchachas melancólicas
en el balcón.

El crepúsculo toca en las esquinas
una música gris.

Y llora largamente,
                             blandamente.
(¿No lo oís?).


                                                                               Juan Gelman

No hay comentarios:

Publicar un comentario